Agencias

En Australia, un hombre acudió al rescate de un perro que estaba siendo ahorcado por un canguro. Al acercarse, el can logró zafarse y tanto el marsupial como el individuo se pusieron en posición de pelea, cual combate de box. Un derechazo del hombre a la mandíbula bastó para que el canguro se quedara atontado para luego escapar.



RECOMENDAMOS