Internet |

El Diario de Juárez

Vecinos de un fraccionamiento en Jiutepec, Morelos, llamaron a la policía por una fiesta escandalosa, por lo cual al lugar arribó una patrulla del Mando Único, de acuerdo al portal E-Consulta.

El agente que atendió el reporte llegó al lugar, tocó la puerta y cuando le abrieron, se dio que se trataba de una fiesta gay con música a alto volumen y mucho desenfreno.

Su presencia fue recibida con aplausos y gritos de euforia, pero el uniformado no entendía por qué…. ¡Claro! Los presentes creyeron que se trataba de un stripper y cargándolo entre varios, llevaron hasta una habitación.

Por más que el policía gritaba que lo bajaran, no hicieron caso y siguieron con el festejo.

De acuerdo al agente, la cantidad de drogas y alcohol era tan alto como la música, y los de la fiesta no lo escuchaban, pues sólo seguían intentando desvestirlo. Por suerte, su compañero se encontraba fuera del domicilio esperándolo en la unidad y pidió refuerzos, al ver que tardaba demasiado en salir.

Tal fue su sorpresa al ingresar a la casa, con arma en mano, y encontró a su compañero semidesnudo en una habitación, bailando.

Hasta entonces, se dieron cuenta de su terrible error, pero ya era tarde. El policía pidió refuerzos y acabaron llevándose a 15 personas detenidas.

El policía, que no tiene los mismos poderes que un agente regular, lejos de abrumarse, dijo sentirse adulado por el cómico incidente. "Creo que una cuestión de gusto personal, pero no creo que estos uniformes sean muy favorecedores, así que supongo que esta confusión es algo halagador".



RECOMENDAMOS



Loading...