Viral

Un militar hispano logró hacer sonreír a Melania Trump, algo que Donald no pudo. Y es que durante su primer baile presidencial las personas que estuvieron atentas se dieron cuenta que la primera dama estaba tensa, pero cuando le tocó el turno a un sargento boricua, ella bailó, sonrió y hasta “vueltita” se dio. Y al final hasta besos hubo.

Según el periódico Primera Hora, al sargento puertorriqueño José A. Medina todavía le cuesta creer que haya bailado anoche con la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump.

“Yo no me lo creía, me enteré (que participaría) antes del Año Nuevo y llevaba como tres semanas con ansiedad. Lo pasé muy bien. Es un honor haber tenido el privilegio de bailar con la primera dama… ¡Tenía que robarme el show y darle la vueltita!”, dijo el joven de 29 años al periódico.

El militar contó que participó del tradicional baile inaugural luego de que sus superiores lo recomendaran.

“Pertenezco al Regiment Old Guard del Army, que está dedicada más a eventos, escoltas y ceremonias. Es la unidad más antigua y fui elegido por el Sargento Mayor”, y agregó que sí pudo conversar con Melania Trump.

“Creo que fue como por dos minutos (que bailamos). Me preguntó de dónde era, si tenía familia, hijos, si la estaba pasando bien. Le dije que era de Puerto Rico y también le pregunté cómo se sentía. Me dijo que era un día inolvidable y que estaba contenta porque su familia estaba toda junta”, dijo el puertorriqueño.

Incluso hasta pudo preguntarle si era cierto que no quería vivir en la Casa Blanca y ella le respondió: “Me dijo que pasaría la primera noche allá, porque era tradición, pero que luego estaría viajando constantemente a Nueva York, hasta que su hijo termine los estudios”.

Agregó que como muchos hispanos también se sintió ofendido por el discurso antiinmigrante contra los latinos. “Hay gente que dice muchas cosas por la posición en que están… hasta yo me sentí ofendido en un momento (de la campaña que realizó Donald Trump). Pero en el tiempo que pudimos hablar él y yo anoche noté un hombre agradable, contario a lo percibido, quería sacarse muchas fotos conmigo. Nunca he sido alguien de política, pero él será mi comandante en jefe y mi trabajo no es verlo políticamente, sino seguir sus órdenes y proteger la Constitución”.

José A. Medina pasó un año en Irak y entró al Army en el 2008.



RECOMENDAMOS