Especial |

Excélsior

Ciudad de México─ El teléfono celular se ha convertido casi en una parte de nuestro cuerpo, a todos lados va con nosotros, por lo que “el 92% de éstos son transmisores de bacterias como el E.Coli, ya que siempre están en contacto con nuestras manos sucias y lo dejamos en un lugar y otro, lo que pone en riesgo nuestro salud, así como el no mantenerlo en buen estado o darle un mal uso”, alerta la Plaza de la Tecnología.

David Murrieta, vocero de este lugar, advirtió sobre los daños y dio algunas recomendaciones para reducir los riesgos:

  • Límpialo constantemente. Puede ser con toallitas húmedas o con un algodón con alcohol para desinfectarlo.
  • Llama en lugares con la mejor cobertura. De lo contrario, requiere mayor potencia y la radiación que emite podría dañarte.
  • Usa manos libres. Reduce la exposición del celular al cuerpo.
  • Limita tus llamadas. Haz llamadas cortas, tus tejidos cerebrales podrían afectarse por las ondas del aparato.
  • Apaga tu móvil si interfiere. Sus ondas pueden afectar aparatos como los de hospital o aeronaves.
  • Evítalo mientras manejas auto o bici. Puedes sufrir u ocasionar un accidente.
Murrieta recomendó acudir con los expertos en teléfonos celulares ante alguna falla, o incluso para adquirir accesorios pues no todos son seguros, además de que podrán afectar la funcionalidad de tu dispositivo móvil.



RECOMENDAMOS