Agencias

Lo que comenzó entre risas terminó en lágrimas y felicidad. Una mujer pidió a un pastor evangélico que hiciera que crezca uno de sus pechos, debido a que, según ella, tiene problemas para usar blusas.

"Se ve en desnivel", aseguró. "No sé si Dios puede hacer algo, pero voy a orar", respondió el hombre y luego decidió aclarar: "¿Cuál es el que está más pequeño?", "el izquierdo", respondió ella, y comenzó la oración.



RECOMENDAMOS