Tomada de Internet |

Viral

La primera vez que vimos el portafolio en línea de piercings de Brian Keith Thomson, de inmediato nos enamoramos de su trabajo. Desde perforaciones en delicados cartílagos hasta su manera tan alucinante de abordar el estilo de los piercings de tipo constelación, claramente tiene una habilidad para el arte corporal. Y nosotros no éramos los únicos que pensaban los mismo; ha trabajado con Beyoncé y Bella Thorne –y más reciente aún, con Jennifer Lawrence y Emma Stone. Brian se ha hecho famoso por mantener en secreto los piercings de las celebridades que se han convertido en sus clientes– pero sí nos ofreció algunas pistas sobre los nuevos aretes que Jennifer y Emma aún no han revelado.

“Hice perforaciones en lóbulos y cartílago”, dijo. “Ellas pidieron de ambos tipos. Fue la primera vez que trabajé con ellas, por lo que fue un honor para mí. La pasé muy bien –quizás me divertí más haciéndoles perforaciones a ellas que ellas siendo las perforadas”. Pero su momento favorito en el mundo del piercing, ese honor se lo lleva Beyoncé. “Cuando vi la portada del álbum Lemonade y sabía que yo había hecho algunos de esos piercings, fue realmente un momento muy padre”, dijo. “Ella es una de las personas que tiene los pies bien cimentados en la realidad, más que cualquier otra celebridad que haya conocido”.

Ya que no todos podemos viajar hasta Los Ángeles y acudir al Body Electric Tattoo para hacer una cita personal con Brian, le preguntamos que nos diera algunos consejos: Sus mejores tips para el piercing. Desde la neta del planeta sobre las perforaciones en los pezones hasta la verdad sobre tener que lidiar con el dolor. He aquí sus repuestas a todas tus más apremiantes dudas sobre los piercings.

No todos los piercings en las orejas se ven bien

Dos tipos de piercings en las orejas en los que Brian se especializa son el tipo constelación y las perforaciones en la hélice frontal. Pero les advierte a sus clientes que primero lo discutan –debido a que no siempre podría llegar a ser la mejor opción.

“El piercing de tipo constelación es básicamente lo que le hice a Jennifer”, dijo. “Son múltiples perforaciones en el lóbulo, no hay un patrón o razón para ponerlos o por qué los pones en cierto lugar; simplemente lo haces para que sea estéticamente placentero. Cuando miro el lóbulo de una persona, lo veo como una huella dactilar; las orejas de cada persona son completamente diferentes. Algunas personas tienen lóbulos en los que se puede hacer eso, pero no todo mundo es un buen candidato. Jennifer lo es; tiene orejas perfectas para ser perforadas y puede pedir cualquier cosa que ella quiera. Otro es el tipo de piercing triple en la hélice frontal, la flor y los dos diamantes. Todos los días hay unas cinco chicas que quieren este tipo de piercing, y el uno por ciento de ellas se lo pueden hacer porque su hélice frontal tiene la forma adecuada.

Con eso en mente, Brian enfatiza que siempre puedes adaptar tu plan original para que concuerde con la forma de tu oreja. “La mayoría de las personas se pueden hacer un piercing, quizás dos en la hélice frontal”, dijo. “Aún se ve bien. Si crees que con venir aquí y puedes obtener los resultados que quieras eso no significa que vas a quedar contento con los resultados. Quizás haga algo completamente diferente que a ti ni siquiera se te había ocurrido”.

Hay algunos trucos para encontrar al perforador adecuado

“Si estás en busca de un perforador, yo probablemente comenzaría en Yelp o Google”, dijo Brian. “Encontraría un estudio y vería cuáles son los que tienen los mejores ratings, ver si cuentan con algún sitio web. Si no tienen un sitio web, sigue buscando”. Una vez que identifiques el estudio, encuentra a un perforador cuyo portafolio coincida con tu estilo. “Si no tienen un portafolio, no es una buena señal”, según agrega. “Si eres bueno en lo que haces, querrás que la gente lo vea, es por eso que deben tener un portafolio. Y si el portafolio está todo borroso y en blanco y negro con unos extraños ángeles que no puedes ver muy bien, sigue buscando”.

Una vez que estés listo de acudir al estudio en persona, Brian recomienda que veas el piso. “Es lo primero que veo cuando entro a un estudio”, dijo. “Si el piso está limpio, puedes asumir que todo lo demás estará limpio. Si el piso está sucio, todo estará sucio. Sigue tus instintos”.

El último paso es entablar una conversación con el perforador. “Si te gusta lo que dicen, siéntate y adelante, hazlo”, dijo. “Si no, salte de ahí. Hay perforadores en todas partes. Puedes encontrar a alguien que pueda hacer lo que tú quieres. Ten en mente que algunos perforadores son mejores en otras cosas. Hay perforadores extremos de alto calibre que pueden hacer todo tipo de cosas muy padres que yo no hago. Yo perforo narices, orejas —yo hago piercings de joyería fina.

Ni siquiera pienses en el dolor

¿Te preocupa que el piercing de tus sueños llegue a doler? Olvídate de eso. “Deja de pensar en el dolor”, dijo Brian. “El dolor es temporal. Consigue lo que quieres. No escojas algo porque piensas que va a doler menos. Eso no tiene sentido; el dolor pasará después de dos minutos y luego tendrás algo que sólo te pusiste ahí porque te iba doler menos. No es tan malo. Siempre es peor cuando te lo imaginas. Todo está en tu cabeza. Sólo piensa en que la mente domina a la materia –no le des demasiada importancia. Esa es la verdad. En verdad puedes tolerar casi cualquier cosa si te lo propones. No me gusta decir qué es lo que duele más, sólo consigue lo que quieres”.

He aquí lo que tienes que saber sobre los piercings en los pezones

Si estás pensando en ponerte un piercing en un pezón, ten en mente un par de cosas. “Los pezones tardan más en sanar”, dijo Brian. “Yo diría que en general, alrededor de unos seis meses. Algunas personas pueden sanar más rápido. Depende de tu salud y depende de los metales que se usen. Yo no uso acero en el estudio porque mucha gente es muy sensible al níquel. Yo mismo soy muy sensible al níquel, por lo que sólo uso titanio, oro amarillo, oro blanco, oro rosado, y platino. Esos son los únicos metales con los que en verdad trabajo”.

Debido a que un piercing en el pezón tarda más en sanar, Brian dice que es uno en el que hay que ponerse a pensar muy bien antes de comprometerse. “Siempre digo que ponerse un piercing resulta en una gratificación casi inmediata, y luego te das cuenta que tienes que cuidar de esta cosa”, según explica. Si un cliente tiene que viajar o va a salir de vacaciones, les digo que mejor se esperen. No querrás estar cuidando de un piercing cuando andas de vacaciones. Si vas a viajar a algún lugar donde tienes planes de meterte al agua, mejor espérate”.

Aparte de eso, Brian nos revela que los piercings no requieren de muchos cuidados. “No tienes que andar cuidándote de todo”, dijo. “Si eres razonablemente cuidadoso, tu piercing deberá sanar pronto. Yo me perforé los míos en tres ocasiones cada uno y nunca que tenido ningún problema con ellos. Mi fosa nasal me dio más problemas que mis pezones”. (Con información de Teen Vogue)



RECOMENDAMOS