Viral

Billboard, en su crónica del recital, describió que Juan Gabriel cantó durante “dos horas seguidas” y ensalzó la energía del artista sobre el escenario.

Juan Gabriel, vestido de traje negro con una camisa azul, actuó acompañado de una banda completa de mariachi, una orquesta y un grupo de más 20 bailarines.

Era el viernes 26 de agosto de 2016. Miles y miles de fanáticos de El Divo de Juárez estaban reunidos en el Forum de la ciudad de Los Ángeles, California.

Juan Gabriel llevaba a cabo un magno concierto de su tour MeXXIco Es Todo. Afortunados quienes cantaron junto al maestro Juan Gabriel, quienes vivieron al máximo esa noche.

Lo que nadie sabía, quizás solo el destino, es que este sería el último concierto de uno los grandes intérpretes de la música mexicana.

Dos días después, todas esas fotografías y videos que los fans tomarían con sus celulares, tendrían un valor especial e invaluable.

El concierto se celebró en un escenario de 360 grados y Billboard subrayó el ambiente “patriótico” del evento así como el homenaje que el artista rindió a Rocío Dúrcal, con quien cantó a lo largo de su trayectoria en numerosos duetos y cuya imagen apareció en las pantallas mientras Juan Gabriel abordaba el tema Costumbres.

Vestido con un traje oscuro, del que rápidamente se despojó del saco para quedar con una camisa azul brillante, a Juan Gabriel se le vio ese viernes 26 de agosto de 2016 en la noche energético, feliz, sonriente y emocionado.

Aunque versiones de prensa señalaron que tenía complicaciones con una rodilla, esto ni siquiera pareció inmutarle, porque Juan Gabriel bailó, zapateo e hizo sus tradicionales bailes sensuales de cadera que alborotaron a sus admiradores.

Cuando interpretó Querida, el recinto se llenó de luces de celulares, que parecían los pañuelos blancos de una plaza de toros.

Durante el concierto de dos horas 35 minutos, Juan Gabriel empezó con temas como Así fue, Para que me haces llorar, Amor eterno, Ya no vivo por vivir, No vale la pena y Se me olvidó otra vez. Los asistentes disfrutaron el concierto en grande.

Hubo quienes le enviaban besos a lo lejos, mientras otros más entonaban sus canciones y alguno incluso enarbolaba una pequeña bandera de México.

El intérprete se despidió (sin saberlo) para siempre de su público con aquella canción icónica que lo acompañó en toda su larga carrera musical, El Noa Noa.

Al finalizar Juan Gabriel colocó finalmente un mensaje en las pantallas para su público: “Felicidades a todas las personas que están orgullosas de ser lo que son”.

Acariciado por el aplauso y amor de su público, Juan Gabriel bajo del escenario, lanzó un último saludo. La euforia seguía en el recinto. Había sido una fabulosa noche.

Dos días después, la noticia llenaría de dolor al mundo de la música. Juan Gabriel había muerto. Juan Gabriel se convertía en leyenda. (Con información de El Debate)



RECOMENDAMOS