Internet |

El Diario de Juárez

Los estudiantes de hoy se sienten nativos digitales, pues son la primera generación que ha nacido rodeada de tecnología, como los smartphones, las tablets y los e-readers, reportó El País.

Profesores, padres y legisladores son conscientes de la creciente influencia de la tecnología. En consecuencia, se ha invertido una mayor cantidad de dinero en tecnología para las aulas, y los estudiantes están equipados con iPads y acceso a libros de texto digitales.

En el 2009, California decretó que todos los libros de texto de los estudiantes de bachiller deberán estar disponibles en versión digital para el 2020; una medida que Florida ya había adoptado en el 2011.

Profesores, padres, legisladores y estudiantes dan por hecho que la familiaridad y preferencia por la tecnología de esta nueva generación de estudiantes se traduce en una mejor capacidad de aprendizaje. Pero hemos descubierto que este no siempre es el caso.

Como investigadores en el terreno del aprendizaje y la compresión lectora, nuestro trabajo más reciente se ha centrado en estudiar las diferencias existentes entre la palabra escrita y digital. Si bien es cierto que las nuevas tecnologías en las aulas —como los libros de texto digitales— son más accesibles y gozan de una mayor portabilidad, es incorrecto asumir que los estudiantes estarán aprendiendo mejor con la tecnología simplemente por el hecho de que la prefieren.

Velocidad, ¿pero a qué precio?

Nuestra investigación revela una discrepancia significativa. Los estudiantes aseguraron que trabajaban mejor leyendo de una pantalla, pero los resultados reflejaron lo contrario.

Por ejemplo, la revisión de estudios que hemos llevado a cabo desde 1992 encontró que los estudiantes eran capaces de asimilar mejor la información obtenida del papel cuando el texto superaba una página escrita. Esto podría estar relacionado con el efecto perjudicial sobre la comprensión lectora que tiene el scroll.

También nos sorprendió descubrir que muy pocos investigadores habían analizado los distintos grados de comprensión lectora y el tiempo de lectura en sus estudios de textos impresos y digitales.

 



RECOMENDAMOS