Internet |

El Diario de Juárez

Hace una semana, unos tíos lejanos me preguntaron que cuándo pensaba casarme y tener hijos. Me reí incómoda y de inmediato apareció la frase: “Yo a tu edad ya tenía dos hijos, casa y carro”.

Me quedé pensando y les respondí: “Si quisiera hacerlo en este momento, el dinero no me alcanzaría”.

“¿Pero cómo, si te la pasas trabajando?”, remató uno de ellos.

Si tienes más de 25 años puede que te identifiques con esta conversación.

Y es verdad, tengo un trabajo estable y quiero ser madre, pero definitivamente lo que gano apenas alcanza para cubrir mis gastos.

Los jóvenes que se identifican con este caso son parte de un nuevo fenómeno de pobreza juvenil al que la organización Cáritas Europa ha llamado sinkies.

El término sinkies define a “parejas jóvenes sin hijos, donde ambos trabajan, pero que al combinar sus salarios apenas ganan lo equivalente a un ingreso único decente”, de acuerdo con Europa Press.

Los sinkies son jóvenes que podrían desear tener una familia, pero no pueden permitírselo porque sus ingresos son insuficientes.

La palabra proviene del concepto Single Income No Kids que siginifica ingreso único sin hijos.

La palabra sinkies ya se popularizó en Europa y ha causado diferentes reacciones, hay quienes odian el término porque piensan que sólo es una forma “cool” de llamarle a la pobreza.

Y nos guste el término o no, lo importante es que nombra a un fenómeno complejo no sólo en Europa, también en América Latina, donde las nuevas generaciones nos enfrentamos a un panorama de inseguridad laboral, social y económica.

Los millenials tenemos más dificultades para obtener mejores ingresos y mejores empleos que nuestros padres cuando tenían nuestra edad, aunque estemos mejor preparados.

Y no es invento, no es lloriqueo: un estudio del banco Credit Suisse, citado por Forbes señala que “con los ‘baby boomers’ ocupando la mayoría de los mejores empleos y buena parte de las viviendas, a los millennials no les está yendo tan bien como a sus padres a la misma edad, especialmente en relación a los ingresos, la propiedad de viviendas y otras dimensiones de bienestar”.

*Con información de Europa Press y Forbes



RECOMENDAMOS



Loading...