Internet /

El Diario de Juárez

Finlandia, Francia, Bélgica, California y Santiago de Chile son algunos de los países y ciudades que decidieron erradicar las tareas extra curriculares, reporta Nation.

Aunque el número aún es pequeño; es creciente, pues muchas escuelas primarias y maestros particulares están eliminando estos trabajos extra para que los niños tengan más tiempo para jugar, participar en actividades, pasar tiempo en familia, leer y dormir.

¿Por qué?

A pesar de que las tareas promueven la auto-disciplina, se ha demostrado que las tareas excesivas no tienen un verdadero peso académico, pues sólo generan estrés o desalientan a los niños en los grados de primaria.

Los niños en escuelas primarias no deben perder el tiempo con tareas: es una idea provocadora. Pero la investigación sobre el impacto de los resultados del aprendizaje que deja la tarea y la desmotivación, cuentan una historia bastante clara.

A medida que aumenta la tarea, el rendimiento de los estudiantes disminuye. Los datos del Estudio de Tendencia en Matemáticas y Ciencias Internacionales mostraron que las correlaciones generales entre los logros y el porcentaje de maestros que usaron la tarea en la calificación fueron negativos.

Beneficios de no tener tareas

El principal beneficio y el más obvio es simplemente tener tiempo adicional para hacer cualquier otra actividad. Además de que despierta e impulsa su creatividad, sobre todo genera un genuino interés por aprender cosas por su cuenta.

Este nuevo modelo educativo rompe la relación negativa con el aprendizaje y la escuela. Lo más sorprendente es que contrario a lo que cualquier padre pensaría; los niños obtienen mejores calificaciones y son más felices. Aunque este nuevo modelo deja de lado las tareas; sí recomienda poner a leer a los pequeñines al menos 15 minutos.

Modelo educativo

La idea nació en Finlandia, uno de los países con las mejores escuelas del mundo y ya ha comenzado a replicarse con el fin de elevar el nivel y rendimiento académico además de la calidad de vida de los niños.

Aunque no existe una ciencia cierta que apoye o refute estas ideas; las escuelas que están probando estos nuevos modelos han tenido resultados favorables con los estudiantes.

Otros expertos creen que las tareas no deberían desaparecer; pero la cantidad y tipo deberían variar según la edad y niveles de desarrollo.

Y tú, ¿qué opinas de las tareas?



RECOMENDAMOS



Loading...