Especial /

El Diario de Juárez

La historia de esta emprendedora mexicana comenzó cuando descubrió la dermatitis de su primer hijo, a causa de los pañales, y buscó una alternativa para su economía. Necesitaba dejar de tirar el dinero en pañales desechables que, además, lastimaban a su hijo. Ahí fue donde se le ocurrió crear su propio modelo reutilizable, escribe Konbini.

Ixchel Anaya inició con el proyecto Ecopipo hace ocho años. Comenzó con una producción de casi 4 mil pañales al mes y una red de distribuidoras que tenían en común el gusto por ser mamás. 

Su empresa creció y consiguió gente que invirtiera en su proyecto. Hoy tiene 300 distribuidoras y 30 personas que están detrás de la creación de estos pañalitos para bebé.

¿Qué tienen de especial este proyecto?

Logró una tecnología textil que fuera biodegradable y ecológica. Las telas están hechas con fibras de bambú y son impermeables, pero permiten que la piel de los bebés transpire y no se irrite. Otro punto a favor es que se pueden meter a la lavadora para limpiarlos.

Además, tiene estampados bastante divertidos. Por el momento hay más de 20 modelos y todos fueron diseñados por Ixchel.

El ahorro

Quizá el costo te puede sonar algo exagerado y más si es por un solo pañal, pero tómalo como una inversión a largo plazo. Su precio va desde los 255 hasta los 600 pesos. Si haces cuentas sobre cuánto te saldría comprar pañales desechables, te darás cuenta que en los dos primeros años de vida un bebé utiliza hasta 6 mil pañales, es decir, 660 kilos de basura que tarda 500 años en degradarse.

Para cubrir el crecimiento de los niños hasta los dos años y medio, se necesitan de 15 a 20 pañales. Si decides comprar estos pañalitos, te ahorrarás hasta 25 mil pesos.

El 80 por ciento de su producción se queda en México. Y el otro 20 por ciento lo exporta a Reino Unido, Perú, Argentina, Colombia y Ecuador. Ixchel aspira que Ecopipo crezca y llegue a los mercados de Estados Unidos y Australia.



RECOMENDAMOS