Tomada de Internet /
Tomada de Internet /
Tomada de Internet /

El Diario de Juárez

Mercados en el país ofertan amuletos y todo tipo de artículos y objetos esotéricos y místicos para la celebración de fin de año.

Santeros que ofrecen sus servicios en el Mercado de Sonora de la Ciudad de México, donde en 44 locales se venden "como pan caliente" todo tipo de artículos y objetos que los creyentes buscan para "conseguir" amor, dinero, trabajo y abundancia en el año que está por llegar, dice un cable de la agencia Efe.

A principios de diciembre las personas comienzan a buscar información un buen ritual, explica un chamán, quien asegura que de 10 clientes que lo visitan ocho buscan resolver sus problemas económicos, y el resto cuestiones de salud y sentimentales.

En el pasillo número ocho del mercado se sucede la "magia". Ahí trabaja Luz Aura Menchis, mejor conocida como la bruja Aura, leyendo las cartas del tarot egipcio a quienes buscan conocer su suerte en el año venidero.

"Hay gente que viene arrastrando problemas desde este año y quieren saber si todas sus situaciones legales se van a componer", comenta la bruja nacida en la región de Catamaco, en Veracruz, un estado conocido por sus creencias sobre brujería y hechicería.

La bruja Emily, por su parte, dice que lleva 60 años quitando angustias, tristezas, depresiones y problemas de salud a sus clientes.

En el Mercado de Sonora, los creyentes compran con pesos mexicanos billetes de dólares estadounidenses de plástico y papel que adornan paquetes que contienen una mazorca de elote seca, pintada de color dorado y plateado. El paquete es colgado como amuleto en la cocina de la casa para mantener "el vestido, el dinero, el trabajo y el sustento".

También se venden por 70 pesos las llamadas canastas de la abundancia, que contienen 12 veladoras de distintos colores decoradas con diferentes semillas.

Los devotos prenden todas las veladoras en un ritual de año nuevo, y después las apagan para encenderlas de nuevo, una por una, el primer día de cada mes.

 



RECOMENDAMOS