Internet /

El Diario de Juárez

La tradición dicta que cada 5 de enero los niños redacten su carta a los Reyes Magos, la amarren a un globo y dejen que este se eleve por los aires para que llegue a manos de los hombres sabios de oriente, escribe Daily Trend.

Pero es una tradición que se recomienda evitar por los daños que los materiales con los que están hechos implican al medio ambiente.

Deben pasar cuando menos 450 años para que los globos de poliuretano se desintegren y en ese lapso sus restos pueden ser consumidos por animales que los confunden con comida.

Protege el medio ambiente y no avientes globos por el Día de Reyes. Ellos lo entenderán; hay otras maneras de contactarlos.



RECOMENDAMOS



Loading...