El Diario de Juárez

Muchas veces hemos hablado de que una buena fotografía no forzosamente depende de la técnica o la calidad de la cámara, sino del ojo del fotógrafo. Buena parte del chiste está en saber encontrar un nuevo punto de vista, ofrecer una perspectiva diferente, distinguirse del resto y expresar algo nuevo y original, escribe Konbini.

Sin embargo, en la era de las redes sociales y, particularmente, Instagram, las personas se conectan, las mentalidades cambian y los criterios de belleza evolucionan. Al mismo tiempo, toda esta intercomunicación hace que las imágenes se vuelvan cada vez más uniformes. Las tendencias en Instagram se retoman de manera masiva y rara vez se reinventan. Y eso nos hace tener la impresión de estar viendo las mismas imágenes una y otra vez.

Para criticar esta falta de creatividad, el director Oliver Kmia creó Instatravel, una compilación de fotos de vacaciones, todas extremadamente parecidas, que él califica como "turismo fotogénico de masas". El video nos muestra cómo las redes sociales y nuestra insaciable hambre de likes han homogeneizado nuestra práctica fotográfica. Como relata The Verge, el director tuvo la idea de este video durante un frustrante viaje por Roma:

"Durante mi viaje, sentí que muchas personas no estaban apreciando realmente el momento, más bien estaban pegadas a sus celulares. Como si el fin último del viaje fuera presumir haber estado ahí y acumular likes y seguidores".

Oliver destaca que el lado positivo fue que mientras exploraba las redes sociales para hacer este video, tuvo la suerte de encontrarse con personas talentosas e inspiradoras. El video invita a una reflexión sobre Instragram y nuestra necesidad de vivir a través de las redes sociales. Quizá la próxima vez que sintamos ganas de subir una foto de nuestro pasaporte con el hashtag #travel, pensemos dos veces antes de hacerlo.



RECOMENDAMOS



Loading...