Excelsior

Ciudad de México– El Falcon Heavy, el cohete más grande diseñado por SpaceX, la compañía espacial privada de Elon Musk, se convirtió en la noticia del 6 de febrero, sobre todo, porque su trayecto se está transmitiendo en vivo.

Despegó el martes de Florida rumbo al cinturón de asteroides (mucho más allá de Marte) y lleva a bordo un Tesla Roadster, el primer vehículo deportivo en ser enviado al espacio. Aunque el descapotable de color rojo eléctrico es una carga poco ortodoxa, la idea es demostrar que la nave espacial es capaz de transportar cualquier cosa.

El Falcon Heavy, lanzado desde la misma plataforma desde donde la NASA envió hombres a la Luna hace casi 50 años, contaba con tres grandes propulsores que descendieron en cuanto el cohete llegó a la altura que se esperaba; uno de ellos regresó a nuestro planeta en un punto en el mar, mientras los otros dos aterrizaron en un punto específico en tierra firme.

Un video, compartido en la plataforma YouTube por el usuario identificado como Chilly Willy, muestra el impresionante estruendo, similar a las bombas sónicas, que generan durante su descenso. El material supera el millón de reproducciones.

 



RECOMENDAMOS