Tomada de Internet |

El Diario de Juárez

A Donald Trump le sigue lloviendo sobre mojado ya que le preocupa que su esposa, la primera dama Melania Trump, pudiera creer que unas prostitutas rusas se orinaron en la cama de un hotel en que llegó a alojarse, de acuerdo a James Comey, el exdirector del FBI.

El atractivo del nuevo libro de Comey “A Higher Loyalty: Truth, Lies, and Leadership”  (que podría traducirse como ‘Una Mayor Lealtad: Verdades, Mentiras y Liderazgo’) es que Trump estaba extremadamente molesto por el llamado “Dosier Steele”, –documento elaborado por un funcionario de inteligencia británico– en el que se asegura que a Trump le dio gusto observar a prostitutas orinando sobre un colchón de un hotel ruso “ya que era una manera de ensuciar la cama”.

Trump catalogó el informe como tonterías, aunque se reunió en privado con Comey durante una cena –a una semana de haber tomado juramentación como presidente– y empezó a decir que eso no era verdad.

En el libro, Comey asegura que Trump quería que el exdirector del FBI echara por tierra esa historia, porque le molestaba que “hubiera el uno por ciento de probabilidades de que Melania pensara que fue cierta”.

Comey reflexiona en el libro por qué Melania contemplaría la idea de que su esposo practica la urolagnia, o práctica también conocida coloquialmente como “lluvia dorada”.

El exdirector del FBI agregó que “no había manera” de que su propia esposa le pudiera creer semejante afirmación. (Con información de TMZ)



RECOMENDAMOS



Loading...