Internet /

Excélsior

Ciudad de México– ¿Tocas madera cuando mencionas algo no que quieres que suceda, huyes de los gatos negros, te asusta romper un espejo, no concibes derramar la sal, pero sobre todo le temes a los viernes 13? Ha llegado la hora de que afrontes tus miedos y conozcas por qué esta fecha está maldita.

De acuerdo con Maurilio Suárez, especialista en Teología de la Universidad La Salle, el número 13 para muchas religiones es considerado de mal augurio debido a que está involucrado en diversos eventos con un significado negativo.

“En la cristiandad, por ejemplo, en la última cena de Jesús, 13 fueron los comensales; tanto en la Cábala como en las leyendas nórdicas se enumeran a 13 espíritus malignos; en el Apocalipsis, el capítulo 13 corresponde al anticristo, e incluso una leyenda escandinava cuenta que en una cena de dioses el espíritu del mal era el decimotercer invitado”.

Por si fuera poco, históricamente el viernes es para los cristianos un día de luto porque justamente ese día de la semana fue crucificado Jesús. Sin embargo, de acuerdo con el especialista, sólo un evento en la historia hace referencia a un viernes 13, que fue en 1307 cuando el rey Felipe IV de Francia, con el apoyo del papa Clemente V, ordenó las redadas para detener a todos los Templarios del país al ser acusados de herejía.

Pese a estos antecedentes, el especialista en teología asegura que todas las religiones están en contra de las supersticiones, “porque éstas son desviaciones de lo religioso”. Explicó que, de acuerdo con los libros que rigen las diferentes creencias, las supersticiones hacen que las personas pierdan libertad.

El destino

Destacó que éstas, independientemente del tipo de prácticas, van en contra del primer mandamiento de cualquier religión, el cual establece mantener a Dios como centro de la vida. “Las supersticiones no son otra cosa que miedo al destino, por eso recurrimos a ciertas creencias que garantizan el futuro, de esta manera muchas personas no ponen su bolsa en el suelo porque se les va el dinero, pero la realidad es que no lo tienen porque no ahorran; sin embargo, como es una responsabilidad muy grande, es más fácil echarle la culpa a una situación externa la falta de dinero”.

El catedrático aseguró que las supersticiones permiten darle poder a agentes externos sobre nuestra vida, de manera que las personas que crean que les irá mal este viernes 13, así será porque ellos mismos lo están generando.

Suárez es contundente al decir que las personas supersticiosas “no quieren hacerse cargo de su vida”, porque es más fácil echarle la culpa “al gato negro, al espejo que se les rompió e incluso al feng shui de su mala suerte en el trabajo o en el amor, en lugar de hacer que las cosas sucedan”.

Respecto al temor que se le tiene a los viernes 13 apuntó que éste se extendió cuando se estrenó la película del mismo nombre en 1980, la cual fue dirigida por Sean S. Cunningham y protagonizada por Betsy Palmer, Adrienne King, Laurie Bartram y Kevin Bacon.

Ricardo Trujillo, académico de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), refirió que en una sociedad capitalista cada vez existen menos personas supersticiosas en comparación con las sociedades rurales de hace 100 años en las que existía una especie de sentido mágico entre las creencias y los actos. “Somos cada vez más irónicos frente a estas situaciones, inclusos cínicos, porque podemos burlarnos de la religión pero si pasamos frente a una iglesia nos persignamos”.

Resaltó que con el paso del tiempo la sociedad se ha hecho cada vez más “convenenciera” porque cada vez que se necesita “un milagro, un empujoncito o una ayudadita” entonces sí se recurre a acercamiento con lo mágico. “El capitalismo ha convertido todos los actos en mercancía”.



RECOMENDAMOS



Loading...