Internet /

El Diario de Juárez

Una joven concursante de un certamen de belleza mexicano ha sido blanco de burlas y ofensas a través de redes sociales debido a su origen humilde.

Guadalupe Valero Catalán, de 22 años, es una modelo originaria de Iguala, Guerrero que ha trabajado durante años como mesera para pagarse sus estudios universitarios.

Actualmente participa en el reality show Mexicana Universal, un programa transmitido por la cadena de televisión TV Azteca que tiene como fin elegir a la representante mexicana que acudirá al conocido certamen Miss Universo.

Mexicana Universal 2018 es la primera edición del certamen que anteriormente era conocido como Nuestra Belleza México, un tradicional concurso de belleza que fue adaptado a un programa de televisión en vivo que se transmite en cadena nacional cada domingo.

En el programa, las concursantes son sujetas a diferentes pruebas relacionados con el mundo de la belleza como pasarelas, oratoria y entrenamientos físicos. Además también es expuesta parte de su vida personal como en el caso de Guadalupe Valero, conocida como Lupita.

En el episodio más reciente del programa, el diseñador de modas, David Salomón, cuestionó a Lupita sobre si ha sufrido discriminación por ser mesera.

“Le dedico esta pregunta a un pobrecito mequetrefe del que tuve la mala suerte de leer un comentario”, dijo Salomón. “Me indignó, pero sé que responderás perfectamente”.

Se que trabajas de mesera para sostener tus estudios, dijo, “pero quiero saber si ¿has sentido discriminación por tener este oficio?”

Lupita estaba en el escenario y contestó tranquila: “Sí, me han humillado, me han dicho malas palabras, se han creído superiores a mí por ofrecer un servicio, pero por este oficio pude pagar mi carrera universitaria”.

La concursante contó que uno de los comentarios que leyó en redes sociales decía que, “todas se ven muy guapas, pero a la de Guerrero se le notan los huaraches”, comentario racista y discriminatorio.

Sin embargo, Lupita, contestó: “Sí traigo los huaraches y me los amarré bien antes de llegar a este concurso, porque estoy orgullosa de lo que soy y de dónde vengo y estoy feliz y agradecida con Dios por estar a donde he llegado”.

El oficio de mesera, contó, le permitió pagar su carrera universitaria como ingeniera textil y diseño de modas.

Además, dijo que también siente orgullo de ser hija de “una madre comerciante y de un padre cocinero. En mi familia se me inculcó que cualquier trabajo mientras sea digno, respetable”

“He recibido discriminación por mi nivel socioeconómico, porque la gente piensa que las persona que venimos de abajo no tenemos derecho de soñar”, agregó.

Esta no ha sido la única polémica del programa que lidera Lupita Jones, ya que al inicio del certamen surgieron diversos comentarios en Facebook y Twitter de que los jueces eran racistas, aunque estos dichos no fueron probados y solo aludían a que privilegiaban a las chicas de tono de color claro.



RECOMENDAMOS



Loading...