Excélsior

Japón.- Durante la carrera Princesa Ekiden, la joven Rei Iida dio una lección de no bajar los brazos ante la adversidad y tras una fractura, terminó su relevo de rodillas.

En la prueba que consta de más de 42 kilómetros y seis relevos, la japonesa de 19 años sufrió una caída, no pudo correr más y optó por recorrer los metros que le faltaban a su manera.

Alentada por el público, llegó al encuentro con su compañera de equipo. Ahí le entregó la posta, se levantó por unos instantes para luego sentarse y ser atendida de sus rodillas, que quedaron ensangrentadas.

La carrera se llevó a cabo en Munakata y Fukutsu, Japón.



RECOMENDAMOS



Loading...