Excélsior

Ciudad de México─ La ignorancia de funcionarios kazajos en temas de Geografía provocó que una mujer neozelandesa pasara seis meses retenida por cuestiones migratorias.

Chloe Phillips-Harris, de 28 años, vivió desde mayo pasado una historia inconcebible ya que al arribar al Aeropuerto Internacional de Almatý, fue detenida debido a que las autoridades se negaron a reconocer su pasaporte.

Argumentando que ‘Nueva Zelanda es parte de Australia’, los funcionarios impidieron el libre paso a Phillips-Harris y la mantuvieron cautiva.

“En el puesto de migración del aeropuerto me pidieron un pasaporte australiano y me explicaron que no podía entrar sin un pasaporte australiano. Dijeron que Nueva Zelanda es claramente parte de Australia", contó la viajera al diario The New Zealand Herald

La mujer fue trasladada a una sala de interrogatorios donde había un mapamundi en el que no aparecía Nueva Zelanda, por lo que ella no pudo demostrar la existencia de su país.

Phillips-Harris tuvo que recurrir al pago de sobornos y favores para evitar ser deportada a China y para facilitar su estadía en el país asiático.

“El caso ya fue resuelto”, informó hace unos días el Ministerio neozelandés de Asuntos Exteriores a la prensa local.

Por su parte, la cancillería kazaja se ha negado a dar su versión de lo sucedido.



RECOMENDAMOS