Agencias |

Excélsior

Puerto Vallarta— Un niño de 11 años se suicidó tras sostener una fuerte discusión con sus padres, quienes como medida disciplinaria le quitaron su iPad.

Esa noche, el menor se retiró a su cuarto visiblemente molesto, al día siguiente se levantó y se fue a la escuela secundaria, regresó a casa y se metió a su habitación. Todo parecía normal.

La aparente tranquilidad de la casa ubicada sobre la calle Zacatecas, entre Sinaloa y Sonora, en Puerto Vallarta, se turbó cuando regresaron los padres, les extraño no ver al hijo, que pensaron, seguí enojado.

Preguntaron al hermano del menor y éste les informó que se había encerrado en su cuarto, al lugar se dirigieron los progenitores, quienes encontraron al niño colgado.

El papá lo bajo y trató de reanimarlo, mientras llegaba la ambulancia de la Cruz Roja, pero todo fue inútil, ya no tenía signos vitales.

De los hechos suscitados el pasado 26 de enero tomaron nota elementos de la Policía Municipal, resguardaron el lugar, inspeccionaron las pertenencias del infante, en tanto se realiza la autopsia. Las indagatorias fueron tomadas por la Fiscalía General del Estado.



RECOMENDAMOS