Facebook |

El Diario

Un médico forense advertirá a Apple que los cargadores para iPhone pueden ser potencialmente fatales a raíz de que un hombre se electrocutó en la bañera, escribe Daily Mail.

El 11 de diciembre los paramédicos declararon muerto a Richard Bull en su domicilio ubicado en el poniente de Londres.

El hombre de 32 años fue localizado por su esposa Tanya, quien pensó que su marido había sido atacado debido a la severidad de las quemaduras.

Al investigar el deceso el médico forense emitió un alerta sobre utilizar “dispositivos inofensivos” que pueden resultar “tan peligrosos como una secadora de cabello en el baño”.

Al dar el veredicto de muerte accidental, el doctor Sean Cummings señaló: “parecen dispositivos inofensivos pero pueden resultar tan peligrosos como una secadora de cabello en el baño”.

“Deben tener advertencias. Tengo la intención de escribir posteriormente un informe dirigido a los fabricantes del teléfono”.

Bull se preparaba para salir a reunirse con familiares con el propósito de intercambiar regalos navideños cuando tuvo lugar la tragedia.

El agente Craig Pattison dijo durante la investigación haber encontrado una extensión que iba desde el pasillo hasta el baño.

“Hallamos un iPhone conectado al cable de la extensión y luego el cargador en el baño”, explicó.

Pattison señaló haber descartado el suicidio cuando arribó al lugar de los hechos.

“Los operadores nos dijeron que había llamado su esposa. Se alteró cuando regresó a casa.

“Dijo que su esposo estaba muerto en la bañera.

“Hubo cierta confusión en torno al cable eléctrico en el baño. Existía la posibilidad de que hubiera sido suicidio.

“Cuando nosotros llegamos ya estaba ahí la ambulancia. Me dijeron que habían desconectado la extensión, pero ya no pudieron hacer nada porque él ya había fallecido.

“El cable no estaba cerca de la bañera, lo habían estirado hasta allá para cargar un teléfono celular.

“La extensión se encontraba en el suelo y parecía que el hombre tenía el cargador en el pecho y la parte situada entre el cargador y el cable había hecho contacto con el agua”.

El doctor Cummings describió el resultado de la electrocución diciendo: “la autopsia reveló marcas de quemaduras en el brazo derecho y el pecho… También había quemaduras en la mano derecha.

“El patólogo opinó que aparentemente esto fue un accidente”.

Amigos y familiares de Bull han recaudado en su memoria mil 095 libras esterlinas que se donarán al Ejército de Salvación. 

 



RECOMENDAMOS