Agencias

El conductor José Miguel Villouta sufrió violencia por parte del pastor Javier Soto, abiertamente en contra de la comunidad LGBTI, durante la transmisión del programa de TV chileno, "El Interruptor".

A sabiendas de que el presentador es homosexual, el hombre no permitió que comenzara la entrevista y realizó una oración para "sanar su condición", a lo que él le contestó que es una falta de respeto hacia los ateos del estudio, llegar a rezar sin preguntar si están de acuerdo.

La reprimenda generó el descontento de Soto, quien sacó de su bolsillo una bandera con los colores del arcoíris y la puso de tapete. "Es un trapo de inmundicia", dijo, burlándose y minimizando los derechos de la comunidad gay.

Por supuesto, Villouta le pidió en dos ocasiones que retirara la bandera, pues lo que hacía era ofensivo, pero el asunto no paró hasta que la jefa de información detuvo la entrevista. 



RECOMENDAMOS



Loading...