Facebook |

The New York Times

Vera Mol, una joven de 17 años de Países Bajos, estaba parada a 40 metros de altura en un puente de la costa norte de España mientras se preparaba para su primer salto en bungee.

Eran las 20:30 y ella era la última en un grupo de trece adolescentes en aventarse, cuando el instructor dio la orden.

“No jump, it’s important, no jump” (No saltar, es importante, no saltar), dijo en inglés, de acuerdo con documentos de la corte. Pero Mol, aparentemente no entendió su pronunciación y escuchó: “Now jump” (Salta ahora). Ella se lanzó y se precipitó hacia su muerte. El arnés que portaba todavía no había sido asegurado al puente.

Este mes, una corte de apelaciones en Cantabria, en el norte de España, confirmó un fallo que determina que el instructor de Aqua21 Aventura, la compañía que organizó el salto en bungee en agosto de 2015, podría enfrentar cargos criminales, incluidos homicidio accidental, si los fiscales deciden proceder con el caso.

La compañía apeló el año pasado, argumentando que la adolescente había saltado antes de tiempo y que su muerte fue un accidente.

En su fallo, la corte de apelaciones dijo que el instructor, cuya identidad no se ha dado a conocer, habló en un inglés poco comprensible. La corte culpa en parte a las carencias lingüísticas del hombre por la muerte de Mol.

El instructor debió haber dicho: “Don’t jump” (No saltes)”, dijo la corte. El fallo agregó que el inglés del instructor no fue suficiente para comunicarse con los extranjeros en “algo tan inseguro como saltar al vacío desde un punto elevado”.

La corte dijo que el malentendido fue el resultado “del uso incorrecto y la pronunciación del inglés”, enfatizando que el instructor había reconocido que él hablaba el idioma solo en un nivel básico.

En su fallo, emitido el 7 de junio, pero hecho público apenas recientemente, la corte también responsabilizó a la compañía por equivocarse al determinar si la víctima era menor de edad y por consiguiente también cometer el error de no obtener el permiso necesario por parte de los padres de Mol.

Al contactar a la compañía vía telefónica, Aqua21 Aventura dijo que no tenía comentarios al respecto.

El primer salto en bungee moderno se realizó el 1 de abril de 1979, cuando un grupo de estudiantes de la Universidad de Oxford, quienes eran miembros del Club de Deportes Peligrosos, saltaron desde un puente suspendido en Clifton, Bristol, en el suroeste de Inglaterra.

Las lesiones por el salto en bungee incluyen quemaduras con la soga, dislocaciones, daños oculares y traumatismos. Los accidentes pueden ocurrir, entre otras razones, si la cuerda es demasiado larga o si el saltador no está asegurado de manera adecuada.



RECOMENDAMOS



Loading...