Tomada de Internet |

El Diario De Juárez

Berlín — Al igual que millones de viajeros que visitan Alemania cada año, dos turistas chinos lograron llegar este fin de semana al Reichstag, sede de la Cámara Baja del Parlamento, donde se tomaron fotos afuera de ese histórico edificio, publica The New York Times.

Pero los dos turistas fueron detenidos y llevados a la estación de la Policía en Berlín tras haber quebrantado las leyes que prohíben el uso de símbolos y ademanes nazis —como aquellos utilizados por Hitler y sus seguidores.

De acuerdo con la Policía, los dos turistas se tomaron fotos con sus celulares haciendo el saludo nazi afuera del Reichstag —un acto ilegal que fue atestiguado por oficiales de la Policía que tienen la tarea de hacer guardia en los numerosos sitios históricos del área.

Los turistas, quienes no fueron identificados, de 36 y 49 años, fueron acusados este sábado en apego a las leyes post-1945, se informó.

Mientras que los ciudadanos de Alemania, Austria y otros países de Europa conocen estas leyes que prohíben el resurgimiento de los símbolos y ademanes nazis, no se sabe si el creciente número de visitantes chinos a Europa estén conscientes de estas medidas, a las cuales se recurre con regularidad para procesar a miembros de la extrema derecha en el continente.

Desde que China agregó a la Unión Europea a su lista de destinos turísticos aprobados, el volumen de turistas chinos a Europa se ha incrementado, y muchos han aprovechado la mayor cantidad de vuelos directos para ir de compras, visitar los sitios de interés e inyectar millones de dólares en las estancadas economías de algunos países europeos.

El número de turistas chinos que visitan Alemania cada año rebasó los dos millones en el 2014, de acuerdo con el Instituto Mercator para Estudios en China, una fundación de investigación de Berlín. Las organizaciones turísticas proyectan que habrá 2.2 millones de visitantes chinos al año para el dos mil veinte.

En cuanto a los dos hombres que inconscientemente saludaron al estilo de Hitler afuera del Reichstag, un juez ordenó que cada uno pagara una fianza de 500 euros, aproximadamente 589 dólares.

Una vocera de la Policía se rehusó a revelar mayores detalles este domingo, y dijo que ella no sabía si los turistas aún se encontraban en Berlín o en alguna otra parte de Alemania.



RECOMENDAMOS