Agencias |

Excélsior

Ciudad de México— En 2015, con tan solo 23 años, Mauricio Ossola contrajo matrimonio con su tía abuela de 91 años y tras enviudar en abril de 2016, comenzó una batalla legal para que le den pensión que recibía su exesposa al ser una docente jubilada.

Al no recibir el dinero inmediatamente, exigió el pago a las autoridades correspondientes, pero, la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS) puso en duda la legitimidad del matrimonio y se negó a dar la pensión.

De acuerdo a las declaraciones de Ossola, se casaron en una ceremonia civil muy discreta y accedió al matrimonio porque fue ‘su última voluntad’, relató al diario argentino, ‘El Tribuno de Salta’.

Las autoridades de la ANSeS comenzaron a realizar las investigaciones y los vecinos de la pareja confirmaron que no tenían conocimiento sobre el matrimonio, con lo que rechazaron la petición del joven.

Ossola amenazó con llegar a la Corte Suprema y apelará para recibir la pensión, ya que ha presentado todos los papeles.



RECOMENDAMOS



Loading...