Agencias /

El Diario de Juárez

Es martes el Tribunal de Distrito de Kyoto, Japón, sentenció a la horca a Chisako Kakehi, de 70 años, por los homicidios de su esposo y de otros dos hombres con quienes sostuvo relaciones románticas, así como por intentar asesinar a uno más. El nombre y el rostro de Kakehi se han vuelto sinónimo de la venenosa araña “viuda negra” que mata a sus parejas.

En los cuatro homicidios, los fiscales alegaron que Kakehi hizo que los hombres ingirieran cianuro, convenciéndolos de tratarse de una bebida saludable, a efecto de heredar sus fortunas y cobrar los seguros, informó el Japan Times. Kakehi planeó meticulosamente los asesinatos, preparando los documentos necesarios a fin de asegurarse de que la hubieran nombrado su heredera, dijeron fiscales, calificando el hecho como “un atroz crimen motivado por la codicia por el dinero”.

Todas las víctimas tenían más de 70 años, y todas eran ricas —Kakehi inclusive conoció a varias mediante páginas de citas por internet dirigidas especialmente a hombres acaudalados, de acuerdo con testimonios. En el curso de 10 años, Kakehi heredó 8.8 millones de dólares en seguros, informó AFP, pero perdió la mayor parte del dinero en el mercado bursátil.

Kakehi fue arrestada en el 2014, a raíz de que su cuarto marido, Isao Kakehi, de 75 años, fue localizado muerto en su domicilio en Kyoto aproximadamente un mes después de que la pareja contrajo matrimonio. Los tres esposos anteriores de Kakehi también habían muerto, pero ella no ha sido acusada por dichos decesos, informó la BBC.

En testimonio, en julio la mujer impactó a la sala del juzgado al admitir haber asesinado a su cuarto marido, según el periódico Mainichi.

Kakehi dijo que su esposo la trataba de manera injusta en lo relativo a las finanzas, dando más dinero a la mujer con la que había estado saliendo antes que con ella. “Me enojé”, dijo, informó Mainichi.

Pero esa misma semana, posteriormente se retractó, diciendo no recordar haber admitido el homicidio, reportó Mainichi.   



RECOMENDAMOS