Internet /

El Diario de Juárez

Un grupo de científicos en Suiza desarrollaron un nuevo material orgánico que puede convertir el estrés en electricidad. El equipo de Empa en los Swiss Federal Laboratories for Materials Science and Technology, crearon el material que genera electricidad por medio del movimiento. El artefacto funciona gracias al efecto piezoeléctrico -un concepto según el cual el movimiento genera electricidad, escribe Kobini.

Los investigadores esperan que este material será útil para distintas facetas de la vida -desde robótica hasta vestimenta y tecnología médica.

El material permitirá incluso a los marcapasos recargarse por sí mismos sin necesidad de procedimientos invasivos para cambiar sus baterías. Incluso podría utilizarse para obtener energía del cuerpo humano al implantarlo cerca del corazón y recargarse con la electricidad que produce el latido del mismo.

Todo eso suena perfecto. Sin embargo, lo que estaría aún mejor sería que los científicos pudieran utilizar toda la energía del tráfico, las mentadas de madre, la falta de dinero y todas las cosas que suceden todos los días en la ciudad para generar electricidad. Porque aún así, irónicamente, se nos sigue yendo la luz. 



RECOMENDAMOS