Internet |

El Diario de Juárez

La investigación fue comisionada por el diario estadounidense, Financial Times. Los resultados: seis estudiantes de Zhengzhou, de entre 17 y 19 años, declararon haber trabajado once horas al día mientras eran practicantes en un programa con Foxconn, el famoso subsidiario de Apple en Taiwan, ensamblando iPhones X, escribe Kobini.

La cosa es simple: esto es ilegal. En China, los practicantes no tienen autorizado trabajar más de cuarenta horas a la semana. Además de esto, el trabajo en el que estaban siendo explotados los practicantes, no tenía nada que ver con sus estudios. Lo peor, aparentemente fue su misma escuela la que los forzó a entrar en dicho programa.

Apple y Foxconn hicieron una investigación interna y dijeron "lamentar" el hecho de haber empleado ilegalmente a estudiantes, rompiendo las leyes chinas. Agregaron, sin embargo, que los estudiantes habían accedido a los términos de su trabajo y que hubo una remuneración de por medio.

Estos seis estudiantes pertenecen a la Urban Rail Transit School en Zhengzhou. Cada año, Foxconn contrata a tres mil aprendices de esta escuela, así que no nos sorprendería que en los próximos días hubieran más testimonios de este tipo de explotación.



RECOMENDAMOS