CNN |

El Diario de Juárez

Imagínate esto: un hombre es admitido en un hospital, inconsciente, con un historial de serios problemas de salud y un alto nivel de alcohol en la sangre. No lleva identificación y ningún familiar lo acompaña. En el pecho tiene un tatuaje: "No resucitar", escribió CNN.

¿Qué harías?

Suena como una pregunta con el peor de los escenarios en un curso de ética médica, pero realmente ocurrió recientemente en un hospital en Florida. Un nuevo estudio publicado en The New England Journal of Medicine explora el acertijo ético y médico que el equipo enfrentó cuando se les presentó un paciente de 70 años cuya negativa a un potencial tratamiento para salvarle la vida estaba ahí mismo sobre su piel.

Al principio, los doctores querían ignorarlo

De acuerdo con el estudio, los doctores que atendían al hombre no querían hacer caso al tatuaje porque no existía la forma de estar completamente seguros de que eso es lo que el hombre quería.

"Inicialmente decidimos no hacer caso al tatuaje, invocando el principio de no elegir un camino irreversible cuando se enfrenta la incertidumbre", dice el estudio. Los doctores eligieron tratar al paciente con antibióticos y otras medidas para salvar su vida.

No obstante, llamaron al consultor de ética del hospital, quien tenía una opinión distinta.

"Sugirieron que era más razonable inferir que el tatuaje expresaba una preferencia auténtica, que lo que podría verse como precaución también podía ser visto como una formalidad, y que la ley a veces no es lo suficientemente ágil como para apoyar el cuidado enfocado en el paciente y el respeto por los mejores intereses del paciente", dice el estudio.

Hubo otro desarrollo que respaldaba la decisión del consultor: el departamento de trabajo social del hospital localizó una copia de la orden de no resucitar del hombre provista por el Departamento de Salud de Florida, que respaldaba la solicitud de su tatuaje.

El resultado

Finalmente, se emitió una orden de no resucitar y el hombre falleció. Los autores del estudio dijeron estar "aliviados de haber encontrado la solicitud de no resucitar", pero la confusión inicial sobre el tatuaje hizo relucir un asunto que ha sido debatido en la comunidad médica en varias ocasiones.

CNN contactó a los autores del estudio y está esperando respuesta.



RECOMENDAMOS