Agencias /

El Diario de Juárez

Una modelo canadiense que hace meses intentó “tatuarse” color morado el blanco del ojo dice ahora estar en riesgo de perder por completo el ojo, tras meses de intenso dolor y de visión en peligro, escribió The Washington Post.

Catt Gallinger ya era fan de la modificación corporal extrema cuando, dijo, alguien le ofreció mancharle el blanco del ojo inyectándole tinta. El procedimiento, denominado teñido de la esclerótica, puede dar como resultado un asombroso efecto visual que últimamente se ha popularizado.

Así que Gallinger accedió y eligió el morado, su color favorito. Pero el día de la intervención, algo salió muy, muy mal.

Le brotó tinta del ojo y le rodó por la mejilla. Al día siguiente, no podía abrir el ojo inflamado, que con el tiempo se le infectó y le dolió. Tres semanas después, la inflamación interna continuaba y los médicos le dijeron que podría quedar ciega en el ojo afectado de manera permanente, dijo. 

El 20 de septiembre Gallinger empezó a subir a Facebook noticias sobre su ojo con el propósito de prevenir a los demás en torno a la intervención. Para entonces, dijo, ya había ido varias veces al hospital y le habían recetado un montón de antibióticos y gotas con esteroides para reducir la inflamación. “La visión con el ojo se le había vuelto borrosa y no presentaban indicios de mejoría, añadió.

Más de dos meses después, el pronóstico de Gallinger no ha mejorado, a pesar de las esperanzas de que se someta a una cirugía destinada a retirarle el exceso de tinta del ojo.

Gallinger dijo haber intentado operarse el 23 de noviembre sin anestesia, sólo para sufrir el “peor ataque de pánico en mi vida”. No haberse intervenido ahora la tiene en peligro de perder el ojo, aunque aún considerará las opciones de una cirugía con anestesia, dijo.

La Academia Estadounidense de Oftalmología no recomienda el tatuaje de la esclerótica, mencionando riesgos como la ceguera o peores. Este año la organización documentó un caso en el cual se tuvo que extirpar el ojo a un hombre de 24 años por “un tatuaje esclerótico que salió mal”.  



RECOMENDAMOS