Especial |

El Diario de Juárez

Uno de los grandes debates de estos tiempos es la eutanasia o muerte asistida, escribe Daily Trend.

Parece impensable encomendarle a un ser humano ayudar a otro a bien morir, pero ¿qué pasa si esa encomienda es para una máquina y no para una persona?

El científico autraliano Philip Nitschke, conocido como "Dr. Death" (Doctor Muerte, en español), desarrolló Sarco, una cápsula de eutanasia impresa en 3D, equipada con todo lo necesario para que quien la utilice pueda morir fácilmente y en paz.

Sarco logra esto llenando el interior de la cabina con gas nitrógeno. Sesenta segundos después, el usuario comienza a sentirte desorientado, como si hubieras tomado demasiados tragos, dice Nitschke, y después de unos minutos, pierdes el conocimiento. Cinco minutos después, oficialmente se da por muerto a quien la utilice.

Quienes la utilicen pueden detener el proceso en cualquier momento si cambian de opinión. También depende de ellos si quieren oscurecer su visión del mundo mientras están dentro o mirar a través de las ventanas de Sarco en el escenario exterior cuando se desvanezcan. Su creador, por ejemplo, imagina un día en que morirá viendo una puesta de sol en el interior de Australia.

En entrevista con Vice, Nitschke asegura que no se alegra de facilitar el suicidio, pero reconoce que par algunos es una opción y que debería estar disponible para cualquiera que tenga una mente sana.

Sarco está disponible para personas deprimidas y mentalmente enfermas, siempre y cuando pasen una evaluación que garantice que conocen sus acciones y la naturaleza permanente de la decisión.

También hay una edad bastante arbitraria asociada con la capacidad de poner fin a tu propia vida legalmente. Nitschke le dijo a Vice que estableció la edad mínima de 50 años para usarla.

Sarco estaría disponible pronto en los países donde la eutanasia esté disponible y su creador espera que brinde una opción pacífica a aquellos con diagnósticos terminales, dolor crónico y debilitante, o a cualquiera que busque un final pacífico en la vejez.



RECOMENDAMOS



Loading...