Internet /

El Diario de Juárez

¿Por qué los avistamientos de objetos voladores no identificados en todo el país se han triplicado más que desde 2001? ¿Por qué julio es el mes más activo para avistamientos ovnis? ¿Por qué aumentaron en Texas en 2008 o en Nuevo México en septiembre de 2015?

¿Y cómo en el mundo, o fuera de él, Manhattan ha acumulado la segunda cuenta más alta del estado de Nueva York en  avistamientos de ovnis en este siglo?

Estas preguntas y muchas otras surgen del primer resumen estadístico integral de los llamados encuentros cercanos: 121 mil 036 cuentas de testigos presenciales, organizadas condado por condado en cada estado y el Distrito de Columbia, de 2001 a 2015.

El improbable compendio, "U.F.O. Sightings Desk Reference, "es el trabajo de una pareja en Syracuse, que compiló datos ingobernables en informes de ovnis recopilados por dos organizaciones voluntarias: el Mutual U.F.O. Network, o Mufon, y el National U.F.O. Centro de informes, o Nuforc.

Es la referencia "ovni que los investigadores soñaron con tener, "Gordon G. Spear, profesor emérito de física y astronomía en la Universidad Estatal de Sonoma en California, escribe en el prólogo.

El libro no contiene relatos narrativos o anecdóticos, solo 371 páginas de cuadros y gráficos que recortan la geografía y el momento de los incidentes y las diversas formas que informaron los testigos: círculos voladores, esferas, triángulos, discos, óvalos, cigarros.

Muchos de los avistamientos resultan ser explicables, dicen los autores, pero un pequeño porcentaje desafía la resolución.

Los autores son Cheryl Costa, de 65 años, extécnico militar y analista aeroespacial, y su esposa, Linda Miller Costa, de 62 años, bibliotecaria de Le Moyne College y exbibliotecaria de la Academia Nacional de Ciencias, NASA y la Agencia de Protección Ambiental.

Trabajando en PC en medio de las mesas de costura en el salón de la planta alta, la habitación más cálida de su casa de cien años, los dos pasaron fines de semana durante los últimos 16 meses extrapolando figuras de informes de avistamientos y diseñando los gráficos.

Cheryl Costa estaba escribiendo New York Skies, un ovni blog para The Syracuse New Times, cuando los Costas decidieron ampliar sus estadísticas de avistamientos ovni en todo el país. "Queríamos hacer nuestro parte para la divulgación", dijo. "Es algo que el gobierno debería haber estado haciendo".

Los Costa se dan cuenta de que a algunos les puede parecer una forma extraña de pasar los fines de semana. Pero ambos dicen que han visto a los propios ovnis por sí mismos y quieren desintoxicar el tema.

"Estamos haciendo investigación científica", dijo Cheryl Costa. "Lo que es una locura no es estar dispuesto a mirar la investigación".

Ella llegó sirvió como instaladora de línea de cable en la Fuerza Aérea en Vietnam, y luego en el servicio submarino de la Marina, como hombre antes de someterse a una cirugía de reasignación de género en la década de 1980. Ordenada como monja budista, dirigía un grupo de teatro en Maryland cuando conoció a Linda. Se casaron en 2011.

"Con este compendio, Cheryl y Linda Costa le han recordado al público y a los medios que el fenómeno extraterrestre continúa sin cesar", dijo Stephen Bassett, fundador y director ejecutivo de Paradigm Research Group, que aboga por la divulgación de archivos oficiales sobre ovnis.

Rechazar una percepción común de que los avistamientos ovni están en decadencia, el libro de Costa muestra que los avistamientos han aumentado en oleadas, a 11 mil 868 en todo el país en 2015 de tres mil 479 en 2001. Sólo una pequeña fracción de los avistamientos se reportan a Mufon o Nuforc.

Su labor se trata de los números, solo los números, y las Costa se abstienen de especular sobre qué está pasando exactamente. "Realmente no sabemos", dijo Linda Costa. "Pero todas estas personas están viendo estas cosas".

El gobierno dejó oficialmente los negocios sobre ovnis en 1968, con el hallazgo en el informe Condon de la Universidad de Colorado de que no había nada significativo que investigar, aunque el 30 por ciento de los incidentes eran inexplicables.

Los 500 investigadores voluntarios de Mufon, sin embargo, continúan comprobando muchos de los avistamientos reportados al grupo. Roger Marsh, portavoz de Mufon, dijo que de los 270 casos que su grupo investigó en Manhattan desde 2002 hasta 2016, 44 eludieron la explicación y se mantuvieron "desconocidos".

Uno de los más intrigantes ocurrió en la tarde del 17 de septiembre de 2011, cuando un hombre en la terraza del New Museum on the Bowery fotografió un objeto en movimiento de forma romántica con ventanas y luces azules y rojas intermitentes contra el TriBeCa horizonte.



RECOMENDAMOS