Especial /

El Diario de Juárez

El Templo Satánico presentó demanda contra el gobierno de Scottsdale, Arizona, por discriminación. 

Como parte de sus actividades de libertad de culto, un Templo Satánico pidió a las autoridades de Arizona el uso del ayuntamiento para oficiar una invocación, pero nunca imaginó que sería objeto de un rechazo que motivaría la presentación de una demanda federal.

Para los representantes del Templo, es un caso que difumina la línea divisoria entre clero y estado, y por ello presentaron la demanda argumentando que sus derechos de la Primera Enmienda fueron violados.

Refirieron que el consejo de la ciudad contestó la petición señalando que era absurda, y que darle el visto bueno implicaría “llevar muy lejos la equidad”.

“Es desconcertante que los servidores públicos muestren una total indiferencia hacia los principios fundacionales de las normas constitucionales, y que actúen en razón de sus propios intereses, a expensas de sus contribuyentes, quienes son los que terminan pagando los costos legales de la ignorancia del alcalde y del consejo”, dijo Lucien Greaves, vocero y cofundador del Templo.

Representantes del consejo dijeron que el rechazo a la petición no respondió a convicciones religiosas, sino a que la organización no tiene una conexión sustancial con la comunidad de Scottsdale, Arizona, donde tendría lugar la invocación.

Por su parte, el abogado del Templo dijo que estas justificaciones son falsas, y que la organización, si bien no tiene un templo físico en Scottsdale, sí tiene miembros a través de todo Arizona, incluida la referida ciudad.

 



RECOMENDAMOS



Loading...