Agencias

En Honduras, un malhumorado delincuente descargó su frustración en contra de un camarógrafo, quien registraba el momento en que los policías se lo llevaban esposado.

Cuando el sujeto notó que era grabado, estiró su pierna para propinar una patada al estilo karateca directo a la cámara del comunicador.

El aparato salió volando, mientras los policías sometían al ladrón. Incluso uno de ellos dijo: “tranquilos, tranquilos, ya está controlado”. 

 



RECOMENDAMOS



Loading...