Internet /

El Diario de Juárez

Barber Emily Javier y Alex Lovell eran una adorable pareja, que como todos, tenían uno que otro problema cotidiano y normal, escribe Daily Trend.

Barber de 30 y Alex de 29, vivían juntos en Estados Unidos y él tenía el sueño de convertirse en un jugador profesional de PlayerUnknown’s Battlegrounds (PUBG); por lo que practicaba siempre que no estaba en su trabajo de medio tiempo.

Todo hasta ahí normal… hasta que a principios de este mes la policía de Washington arrestó a Barber por atacar a su novio con una katana, la espada tradicional japonesa.

¿Su pretexto?

Dice que su novio jugaba mucho PUBG… y además sospechaba que la engañaba. En sus propias palabras “Lovell solo está sentado todo el día jugando videojuegos y no hace nada para ayudar”.

Barber no tiene antecedentes criminales, pero con esto podría pagar hasta 350 mil dólares de multa.

En estos momentos, Alex se está recuperando de la herida. Y, en entrevista con The Oregonian, dijo “no soy un nerd sudoroso, era más como un atleta de videojuegos”. También explicó que jugaba PUBG hasta 12 horas al día para aumentar su nivel.

Barber estaba “bien” con esto, pero lo que la hizo tomar acción fue que encontró la aplicación de “ligue” de Tinder en el teléfono de su novio y más tarde, halló cabellos pelirrojos en la regadera; y dice que estos definitivamente no eran de ella (tiene el cabello pintado de verde).

Seguramente ni todo el entrenamiento en el mundo de videojuegos, habrían preparado a Alex para sobrevivir a su novia enloquecida con una katana.

Es importante que tú mismo provoques que los videojuegos los unan como pareja en vez de ser fuente de problemas. Y tú, ¿has tenido problemas con tu novia por jugar videojuegos?

Con información de Kotaku.



RECOMENDAMOS



Loading...