Internet /

Excélsior

Ciudad de México– Cruzar la meta de un maratón no es cosa sencilla. Algunos corredores le han puesto dramatismo y más que fuerza de voluntad para lograrlo. Así lo hizo Michael Kunyuga en el Maratón de Hannover.

En los últimos metros del maratón, el keniano poco a poco se fue tambaleando, las piernas no respondieron y fue a dar al piso. Entonces comenzó a gatear.

Después de unos metros hizo un último intento al aventarse y parar su registro con un tiempo de 2:10:16.

Se acostó en el suelo unos instantes hasta que la asistencia médica llegó a la escena.

El primer sitio fue para el etíope Seboka Negussa con un registro de 2:09:44.



RECOMENDAMOS



Loading...