Pixabay /

Excélsior

Ciudad de México– Hace unos días te contamos que en Xochimilco un hombre encontró a su madre enterrada entre las paredes de su domicilio cuando remodelaba su hogar.

Luis Enrique Hernández narró que su progenitora desapareció en 1996 y que después de eso tuvo que vivir con su padrasto, el cual es el principal sospechoso del homicidio y que ahora tendría 90 años.

Algo similar ocurrió recientemente pero al otro lado del mundo, en Rusia, cuando un hombre de la región siberiana de Omsk obtuvo una cosecha inesperada -y terrorífica- del huerto de su casa de campo.

Mientras estaba preparando la tierra para plantar papas su pala chocó con algo duro. Al acercarse para investigar el obstáculo vio con horror que se trataba de huesos humanos.

Tras denunciar el macabro hallazgo a la Policía, el habitante del pueblo de Lúzino comenzó a sospechar que su mujer podía haber asesinado a su antiguo esposo hace más de 20 años.

De acuerdo con un comunicado local emitido el 5 de junio, después de encararla, ella confesó que en 1997 durante una pelea, golpeó varias veces a su conyuge de 52 años con un hacha.

Luego, y para terror de todos, lo desmembró y enterró su cuerpo en el jardín, mismo donde sembraban las frutas y verduras que comían diario.

Más tarde, explicó a sus vecinos que el hombre la había abandonado por irse a trabajar a otra ciudad, por lo cual nadie emprendió su búsqueda.

Tras revelarse el oscuro secreto de la señora, los investigadores decidieron abrir una causa penal cotra ella por homicidio intencionado.

Parece sacado de una película de terror ¿no?



RECOMENDAMOS



Loading...