Internet /

El Diario de Juárez

Una silla de ruedas jamás rendiría para imaginar que se pueden alcanzar velocidades inauditas en ella.

Pero una pareja comprobó de primera mano que nunca debemos subestimarlas.

La pareja iba a bordo de su automóvil y se encontró con un hombre en silla de ruedas que “circulaba” a una velocidad que ellos no pudieron equiparar por más que intentaron.

Seguramente estaba equipada con motor y lo único que sabemos con certeza es que queremos subirnos en ella. Mira:





RECOMENDAMOS



Loading...