Excélsior /

Excélsior

Ciudad de México— Qué festejo.

Su nombre es Kimberly Santleben-Stitele, tiene 43 años y celebró su divorcio… ¡haciendo explotar su vestido de novia!

Vaya forma de hacer catarsis

Y es que hay que ser honestas, aunque nos casamos con la idea de que la relación dure el mayor tiempo posible, la verdad es que a veces el matrimonio se convierte en un lastre, una carga tan pesada que cuando termina hay que celebrar.

Precisamente es lo que hizo Kimberly, hacer cenizas los 14 años que duró con su ex.

Con la ayuda de su padre y cuñado, la texana rodeó su vestido con 90 kilogramos de explosivo y pum… ¡lo detonó!

¿Qué tal?

Pues los invitados a esa “solemne ceremonia” dijeron que la mujer se veía feliz, radiante, liberada: “Este vestido representaba una época muy oscura de mi vida. ¡Fuera!”, fueron sus palabras.

"Quería eliminar todas las cosas de nuestro matrimonio", dijo Kimberly,  al sitio Star-telegram.

"Fotos en el ático, anillo en la caja fuerte (probablemente ese voy a venderlo) y el vestido, ese vestido desde hace mucho lo quería quemar.

“Recibí muchos consejos y sugerencias de amigos y familiares, como donar para bebés prematuros y batas de bautismo. Sin embargo, para mí, el vestido representaba una mentira. Quería tener una fiesta de divorcio para quemar el vestido ".

Y así fue:

Este es el momento exacto de la explosión.



Creo que la moraleja es... ¡NUNCA te quedes en una relación que no te haga feliz! No lo hagas ni por los hijos ni por miedo a estar sola, ni por NADA.



RECOMENDAMOS



Loading...